Noticias

Ya es casi 3 meses de mi accidente. Si me preguntan por mi salud física va mejorando poco a poco. El caer de un tercer piso cambia la vida de cualquiera. Y es más el tener 65 años y contarlo es aún más un milagro.

El día 16 de mayo me disponía a hacer mis actividades cotidianas como siempre, en ese entonces tenía un local de comida por el centro histórico al que iba todos los días desde la mañana hasta la noche. Ya hace mucho venia presentando un sonido en el oído que no me dejaba en paz, al principio fue tolerable pero cada día empeoro, hasta que paso lo inevitable.

 Ese 16 de mayo subí a la terraza a limpiar un poco y sin darme cuenta perdí el control y el equilibrio de mi cuerpo cayendo 3 pisos. No sé si Dios tiene algo para mi grande o porque sigo con vida pero en realidad ese día el romperme la cadera, el fémur y el codo fue un milagro para lo que en realidad podría pasarme, aun veo gente que se rompe la pierna solo tropezando la vereda, no lo sé el contar mi historia es difícil.

 Después de varias cirugías nuevamente tuve la esperanza de retomar mi vida gracias a Dios ingrese al Hospital de Atención Integral del Adulto Mayor, que cabe recalcar casi no lo conocía, cuando cruce la puerta del parqueadero supe que estaba ingresando a un lugar donde me enseñarían nuevamente a vivir. Desde el guardia me saludo muy cordialmente y abrió la puerta del auto de mi hijo que era donde yo venía.

 Díganme ¿En qué hospital privado o en que clínica particular lo ayudan así? A mi ingreso me informaron que iba a ser atendido en un área de hospitalización llamada Unidad de Mediana Estancia (UME) al principio me preocupe porque vi personas mayores y ojo que no es que sea un bebe pero en realidad hablar con tu compañero de cuarto que asegura tener 94 años es para mí algo fuera de lo común. Él había ingresado por recuperación de su rodilla.

 Quizás no me crean pero él fue dado de alta mucho antes que yo salió muy cuerdo y fuerte caminando casi sin la ayuda de su bastón, al contrario, salió riendo con los doctores diciendo que si volverá será para un simple control. Sí, un simple control a sus 94 años y yo a mis 65 parecía pinocho el de la canción que se canta a los niños, astillado por todas partes y débil y prácticamente he vencido a la muerte con mi hazaña de seguir con vida.

 Una vez ingresado el trato fue otro las enfermeras me dan la medicación a la horas y los terapistas que si bien me hacen sudar por los ejercicios me ayudan. Antes arrastraba la pierna en la cama y ese era el único movimiento de mí ser. Ahora camino con la ayuda de un bastón hasta que ejercite mis músculos y salgo todos los días al jardín terapéutico de la parte de atrás del hospital. Las plantas comienzan a dar frutos y mis terapias igual antes me conformaba con ver desde la ventana el huerto, ahora hasta ayudo a regar las plantitas.

A veces hay lugares que cambian nuestra vida, este es uno de ellos, nunca pensé que el Ministerio de Salud pública cuente con un hospital así, he escuchado muchos comentarios de lo Público hasta que lo viví. Si las cosas han cambiado en el país pero por lo menos aquí para mi cambio para bien. No me queda más que irme de este hospital agradecido con todo el personal y por haberme dado nuevamente una buena calidad de vida, aquí volveré por mis controles dentales y a consulta externa a fortalecer mis músculos. 

Al hablar del adulto mayor hablamos de desgaste debido a los años y la dentadura no es la excepción, la atención primaria y preventiva en el paciente adulto mayor debe estar orientada no solo al paciente, sino también al familiar y al personal que se encuentre a cargo de su cuidado. La educación del cuidado bucal debe fomentar medidas para el control de la placa bacteriana, el cuidado y correcto uso de las prótesis dentales, ya que el adulto mayor tiende a perder sus piezas dentales debido a cuidados indebidos en la juventud de su boca.

 

El hospital del adulto mayor apuesta a la prevención y al cuidado del adulto mayor para tener una mejor calidad de vida. Seguir consejos de profesionales expertos en su salud bucal ayuda a cuidar y prevenir enfermedades.

 

El Dr. Milton Noboa nos comenta: “Se recomienda cepillar los dientes cinco veces al día (al despertar, después del desayuno, la comida, la cena y antes de acostarse) y como mínimo después de cada comida”.

 

Para los profesionales de salud bucal es necesario tener en cuenta las capacidades y necesidades de cada paciente, en algunos casos los pacientes necesitarán aditamentos especiales con seda dental, cepillos interdentales y eventualmente cepillos eléctricos.

 

El control odontológico debe ser mínimo una vez al año. Sin embargo, si se sospecha de caries o existe dolor dental espontáneo o al alimentarse, aumento de sensibilidad con los cambios de temperatura, cambios de coloración en los dientes, aparición de cavidades es necesario acudir inmediatamente al odontólogo. 

En Quito, ya existe un Hospital donde se están sembrando plantas medicinales, hortalizas, árboles frutales y  flores para alegrar el cuerpo y sanar las penas. Este jardín se está construyendo como parte de una terapia no farmacológica para aportar al bienestar de pacientes, familiares y trabajadores del hospital debido a que estimulan sus sentidos en base a una variedad de texturas, aromas, colores, sonidos  producidos y transportados por el viento e invitan a compartir momentos placenteros.

Uno de beneficios potenciales de este jardín es reducir el estrés y fomentar el desarrollo de habilidades físicas, cognitivas, sociales, psicológicas y la acción participativa comunitaria por medio de la interacción con plantas. 

La creación del jardín terapéutico en el Hospital de Atención Integral del Adulto Mayor busca revivir el placer por las plantas, aumentar la autoestima, mejorar la memoria y el comportamiento social de los pacientes y familiares que asisten a esta casa de salud. En la primera fase se sembró flores ornamentales, gran variedad de hortalizas, árboles frutales y plantas medicinales, todas ellas cobijadas por el gran y añoso árbol de cholan.

El olor de las plantas es un estímulo aromático que ayuda a recordar y revivir jardines familiares, paseos, lugares y experiencias que a lo largo de los años se han olvidado. Los tonos cálidos, como el rojo, el naranja y el amarillo, avivan las emociones y estimulan la actividad. Los tonos fríos, como el azul, el morado (lavanda) y el blanco, ayudan a calmar haciendo de este lugar un lugar de meditación y tranquilidad.

Gracias a la participación de grupos comunitarios en donde grandes y chicos ayudaron a la creación de este jardín terapéutico a través de mingas y donativos los pacientes del Hospital de Atención Integral del Adulto Mayor ahora cuentan con un espacio que poco a poco dará colorido y vida a esta casa de salud, a la vez que se fomenta esta iniciativa para ser replicada en cada uno de los hogares de los pacientes.

“Después de ser operada de la rodilla pensé que no volvería a ser la misma, y efectivamente no volví a ser la misma ahora soy mejor” María Murillo paciente del Hospital de Atención integral del Adulto mayor describe  así la  ayuda que ha recibido por parte del personal médico que la atiende en esta Casa de Salud.

 

María acudió a rehabilitación debido a que en el 2013 fue operada en Machala de una de sus rodillas, la enviaron con transferencia a este Hospital de Especialidad en donde permaneció internada 17 días.

 

Gracias a la rehabilitación y a la intervención de todos los doctores no solo por mi rodilla sino por mi salud en general nuevamente estuve de pie y con más fuerzas de seguir adelante.  No sé si es verdad lo que dicen que la tercera edad es como volver a ser niño pero con la mirada con la que me ve mi hija cuando camino, siento que es la misma que hace algún tiempo la veía a ella cuando ella dio sus primeros pasos, menciona María.

 

La verdad le cogí mucho cariño a este hospital, el trato es de lo mejor, a veces comparo a esta Institución con clínicas privadas porque tiene de todo para hacernos sentir de lo mejor a los abuelitos. Los Médicos y Enfermeras tienen calidad humana que resalta pero me siento en casa cuando vengo aquí, tengo nuevos amigos, incluso a veces me tratan mejor que mis hijos. Pronto acabaré mis terapias y nuevamente volveré a ser la mujer fuerte que siempre he sido.

 

 

 

Página 2 de 5

boton accionnutricionboton hablaserioboton prevencionboton respira ecuadorboton tabaco

boton acuerdosministerialesboton catalogonormasboton gacetaboton sangreboton tramite

btn galeriagaleria imagenes

  • INDOT
  • oms
  • ops
  • inspi
  • ARCSA
  • incop
  • presidencia ecuador
  • SNEM

Optimizado para Firefox, Chrome y Safary.
Power by HR